Consejos para nuevos tuiteros de expertos en Social Media

Hola a todos.

A continuación comparto con todos vosotros una infografía con trece consejos para Twitter de la mano de expertos en Social Media.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Quieres saber quién no te sigue en Twitter y por qué te dejan de seguir?

herramienta-detectar-unfollow

Hola a tod@s.

A continuación comparto el enlace a un artículo muy interesante en donde podremos aprender cuales son los motivos por los que no nos siguen en Twitter. Además, de un listado de 12 herramientas gratuitas para averiguar quien no te sigue o deja de seguir tu cuenta.

Sigue leyendo

Trece delitos que todo tuitero debe conocer

Guardia Civil

Cada vez son más los casos de delitos cometidos por Twitter, y recientemente se ha conocido el caso de varios detenidos acusados de enaltecimiento del terrorismo en la denominada operación “Araña”.

Recupero una vieja entrada de este sitio dirigida a blogs, pero que es perfectamente aplicable a Twitter y las conductas que por medio del mismo se pueden cometer y que pueden considerarse delito.

Curiosamente, la mayoría de los delitos son de difícil persecución puesto que no pasan el control de los delitos graves, pena superior a los 5 años de prisión (o accesorias), por lo que no se debería poder obtener la identidad tras una IP y son habituales las quejas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado sobre la poca colaboración de Twitter para aportar datos.

Con estas dificultades, lo habitual para localizar al responsable del contenido es usar ingeniería social y a través de lo que publica en su perfil llegar hasta la persona.

Sigue leyendo

La innovación de la soledad (VOSE)

Interesante vídeo que nos explica que, aunque estamos invadidos por redes sociales y sistemas que nos permiten comunicarnos con relativamente cualquier persona en cualquier momento, somos más solitarios que nunca.

 

Referencias

– Vídeo original: “The Innovation of Loneliness” por Shimi Cohen.

Etiquetas en las redes sociales

etiquetas-no-sin-mi-permiso

Cuando nos referimos a una etiqueta lo hacemos a aquella área rectangular/cuadrada de una fotografía que relaciona dicha área con una determinada persona.

Al ser etiquetado ocurren dos cosas:

– Eres asociado a la imagen y en particular, al área en la que han puesto tu nombre. Digamos que es una manera de decir donde estás.

– Los contactos de tu red social con derecho a ver la fotografía, son avisados de que has sido etiquetado en la misma. Es una manera de invitarlos a que la vean.

Conceptos Clave

Etiquetar: Es la acción de asociar el área de una imagen con un usuario. Normalmente suele asociarse la imagen de una persona, pero no necesariamente, ya que hay veces que se utilizan fotografías de paisajes, objetos, etc.

Como-etiquetar-personas-galeria-windows-live_8

Difusión: Es cuando la red social en la que ha sido etiquetada la imagen avisa a todos los usuarios con permisos para verla, que una persona ha sido etiquetada en dicha fotografía.

Ver la imagen: Cuando los contactos con derecho a visionar la imagen, la ven a través del aviso recibido por la red social.

Problemas que pueden darse por el mal uso de las etiquetas

Sin mala intención:

– Una broma mal interpretada puede causar problemas.

– Atribuir una situación incómoda por error.

– Que proporcionen datos personales tuyos que no deseas compartir.

– Alguien puede contar cosas que tú deseabas mantener en privado.

Con mala intención:

– Molestias por el contexto de la imagen, en un lugar, actitud o momento inoportuno.

– Insultos directos y ofensas públicas.

– Amenazas.

– Invitación a ver imágenes no deseadas.

Uso responsable de las etiquetas

Para evitar estos y otros problemas a los demás y a nosotros mismos, debemos utilizar las etiquetas de manera responsable. Para ello, debemos:

– Saber como funcionan las etiquetas y las consecuencias producidas por su uso.

– Hacer saber a los demás cual es tu opinión personal acerca de las etiquetas y su utilización.

– Pedir permiso antes de etiquetar a otra persona.

– No utilizar las etiquetas de manera que puedan perjudicar a alguien.

– Aplica la máxima de: “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”.

Vídeos de interés

– Problemas que no podemos evitar al ser etiquetados sin permiso previo.

– ¿Crees que por tener la configuración “sólo para amigos” estás a salvo de los riesgos de las etiquetas sin permiso?

– Cuando las etiquetas sirven para el ciberbullying.

– ¿Por qué quien publica una foto mía puede decidir sobre si me etiquetan o no, y yo no puedo?

– ¿Tienes privacidad de verdad en las redes sociales?

Referencias

Etiquetas sin problemas. Recurso educativo online para el uso seguro y responsable de las etiquetas.

Etiquetas sin permiso No. Campaña para no ser etiquetados sin permiso en las redes sociales.

– Vídeos creados por “Pantallas Amigas“. Por una Ciudadanía Digital Responsable.

– Para obtener información más completa y detallada, visitar las webs mencionadas anteriormente (Etiquetas sin problemas, Etiquetas sin permiso No, Pantallas Amigas).

Sexting

Teen Sexting

¿Que es el Sexting?

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

Cómo y por qué se origina

Desde el origen de los medios de comunicación, las personas los hemos usado para enviar contenidos de tipo sexual (eróticos, pornográficos, etc.), pero con las NTIC surge un peligro: la difusión masiva e incontrolada de dichos contenidos.

En el caso de sexting se trata de contenidos muy íntimos, generados por los propios remitentes, mediante la grabación de sonidos, fotos o vídeos propios en actitudes sexuales, desnudos o semidesnudos, normalmente con destino a una pareja sexual o amorosa, aunque también en no pocas ocasiones a otros amigos, como un simple juego.

Factores precursores en los jóvenes

– Creen que una imagen en un terminal móvil está segura y no son capaces de proyectar, de imaginar, las variadas formas en que esa imagen puede salir del dispositivo.

– Confían plenamente en la discreción —cuando no en el amor eterno profesado— por parte del destinatario del envío. Carecen de experiencia vital suficiente que les invite a pensar en que las cosas, en la vida, cambian por muy diversos factores.

– Sienten cierta presión de grupo que les lleva a ganar notoriedad y aceptación en este contexto, el digital, tan importante para ellos.

– Las influencias y modelos sociales distan del recato. La exhibición de relaciones sexuales o desnudos por personas no profesionales, comunes, abundan en la Red. Si pueden ver a cualquier persona anónima en su intimidad a través de la Red, no parece tan grave que uno aparezca de esta guisa.

– Desconocen las consecuencias que para su vida puede llegar a tener el hecho de que esa imagen comprometida sea de dominio público.

– La natural falta de percepción del riesgo que acompaña a la adolescencia y el espíritu transgresor.

– El contexto cultural en el que crecen muchos adolescentes, con un marcado culto al cuerpo, a las celebridades, y en el que los medios de comunicación de masas (sobre todo la TV) promueven esos y otros valores como por ejemplo la competitividad en todos los órdenes de la vida (tener el mejor cuerpo, el mayor número de amigos, ser el/la más popular…). El hecho de que muchas estrellas del deporte, el cine o la música realicen sexting y esto se trasmita por los medios, contribuye a normalizar e incluso dar cierto aire de prestigio a dicha actividad entre los adolescentes.

– Los adolescentes podrían tomar las imágenes de sexting como un sustituto de las relaciones sexuales, o como sexo seguro.

Según un estudio publicado en la revista Pediatrics el motivo más común para el sexting entre adolescentes era una relación sentimental, aunque también se citaron las bromas y el ligue. Una cifra importante de los menores que salían en el sexting (31%) lo habían hecho en relación con el consumo de alcohol o drogas.

– La organización ConnectSafely ha determinado en un estudio que las principales razones para producir y/o trasmitir sexting son las siguientes:

Noviazgo

Coqueteo

Lucimiento

Impulsividad

Presión de los amigos

Venganza

Intimidación

Chantaje

– Los destinatarios de las imágenes de sexting son principalmente, según estos estudios:

      1. alguien que les gusta (21%);
      2. el novio (20%);
      3. el ex novio (19%);
      4. amigos en general (18%);
      5. su mejor amigo (14%);
      6. desconocidos (11%)
      7. compañeros de clase (4%)

– Los jóvenes se sienten a menudo más cómodos compartiendo informaciones íntimas o comportándose de una manera sexualizada online que fuera de la Red.

– La ruptura de una pareja es una causa frecuente de los casos de sexting distribuido sin autorización.

“Para los jóvenes, mostrar el cuerpo es considerado como un asunto de belleza, no pasa por los códigos morales impuestos por los adultos”, según la investigadora Luz María Velázquez Reyes, del Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México.

Peligros

– Riesgo de exposición a pederastas y otros acosadores o chantajistas.

Un/a menor que se fotografía en actitudes sexuales puede sugerir una precocidad sexual a ciertas personas a las cuales les llegue la fotografía o vídeo, y provocar el deseo de un encuentro lo que implica un posible abuso o corrupción del/a menor o exponerles a un chantaje de tipo sexual relacionado con el denominado grooming.

– Responsabilidad penal.

La imagen de una persona está protegida por la Constitución y por leyes como la Ley de Protección de Datos o el Código Penal; así, por ejemplo, un reenvío de una foto de sexting podría considerarse delito de revelación de secreto.

– Riesgos psicológicos y sociales.

Una persona cuya imagen o vídeo erótico es distribuido sin control puede verse humillada públicamente y acosada (ciberbullying si es entre menores), y sufrir graves trastornos a causa de ello.

SEXTING

– Webs dedicados a recopilar y explotar comercialmente las fotos y los vídeos creados mediante sexting.

Cualquier imagen sexual que salga de tu teléfono, de tu webcam o de tu email, puede acabar en uno de estos webs y proporcionarle beneficios económicos a terceros y alimentar las fantasías eróticas de miles de internautas.

– Webs dedicados a recopilar fotos de ex-novias o ex-esposas.

Habitualmente desnudas, sólo en ocasiones distorsionadas para no reconocer su rostro, y que sus ex-parejas envían generalmente por despecho o venganza.

– Proyectos artísticos online basados en el envío de autorretratos de sexting.

Aunque en principio sólo admiten fotos enviadas voluntariamente por personas mayores de edad y con determinados criterios artísticos, es dudoso que dispongan de mecanismos efectivos para controlar que el autor es efectivamente la persona fotografiada así como la edad de dicha persona.

Consejos para jóvenes y adultos

– Piénsatelo antes de enviar.

Lo que publicas online o sale de tu propio móvil se convierte en irrecuperable, escapa para siempre de tu control y puede llegar a cualquiera en cualquier momento. Lo que ahora quieres mostrar de ti, mañana puede que no te guste. A quien se lo envías hoy, quizás mañana no sea tu amigo.

– Desnudez y minoría de edad, delito de pornografía infantil.

La pornografía infantil es un delito cuando se crea, se posee o se distribuye. Se considera pornografía infantil la protagonizada por quien no ha cumplido los 18 años.

– La imagen es un dato personal cuyo uso está protegido por la Ley.

La imagen de alguien no se puede utilizar sin el consentimiento de la persona implicada.

– Recibir o tomar una imagen de una persona no te da derecho a distribuirla.

El hecho de contar con una imagen (fotografía o vídeo) en tu teléfono móvil no significa que tengas derecho a hacer con ella lo que quieras. Son cosas diferentes. Incluso si te dieron permiso para tomar la imagen, no significa que la puedas enviar a terceros.

– La Ley actúa siempre, también para los menores, con Internet y los móviles.

Que todo el mundo lo haga, que consideres que no van a poder identificarte, o que seas menor de edad no te libra del peso de la justicia.

– No participes con tu acción, tu risa o tu omisión.

Cuando el sexting deriva en humillación y acoso colectivo, la víctima sufre un daño enorme, un sufrimiento extremo. Si lo promueves y lo jaleas, eres responsable. Si te callas, tu silencio ayuda a quien acosa y hiere a la víctima.

Consejos para padres

– No niegues el problema y toma medidas.

A tus hijos también les afecta. Reconoce que la combinación de la tecnología con las hormonas adolescentes puede resultar explosiva.

– Habla con tus hijos. Edúcales también sobre el sexting.

Tienes que hablar con ellos acerca de su actividad en Internet y con sus móviles del mismo modo que necesitas hablar con ellos sobre el sexo en general y sobre sus relaciones. Hazles comprender que las fotos y mensajes que envían por medio de sus móviles no son en realidad anónimos ni privados. Y que entiendan que otros pueden reenviarlo sin su consentimiento.

– Entérate de con quién se comunican.

¿Con quién hablan en el ciberespacio? ¿A quién envían y de quién reciben mensajes y llamadas en sus móviles? ¿Quiénes son sus amigos en las redes sociales online? Supervisar su cibercomunicación no convierte a una madre o un padre en cotillas: es parte de nuestra responsabilidad para con ellos.

– Revisa su presencia en la Red.

Habla con ellos sobre lo que ponen como público y lo que mantienen como privado y mantente/mantenlos informados sobre los problemas de seguridad que surgen en este tipo de comunidades virtuales y del riesgo de que alguien asocie sus fotos con dichos perfiles sociales.

– ¿Realmente les hace bien el móvil? ¿Realmente lo necesitan? Ponles un límite de uso.

– ¿Realmente necesitan mandar mensajes multimedia? Y ¿sólo de texto? ¿Necesitan cámara en su móvil?

Por lo general contar con la capacidad de mandar SMSs o navegar a través de internet con su móvil no es necesaria para un/a niño/a, aunque hay que tener en cuenta que cuando entran en la adolescencia puede formar parte de su manera de relacionarse con su grupo de amigos y por tanto hay que sopesar los pros y contras de que lo usen, así como qué alternativas de comunicación pueden tener disponibles que sean más seguras. Considera la posibilidad, en función de su edad, de bloquearles la función de envío de los SMSs, de la mensajería instantánea u, opcionalmente, de no dejarles tener un móvil que las incluya.

– Tú pones las normas: también online.

Del mismo modo que les pones hora para llegar a casa o sobre otros aspectos, también debes dejarles claro qué es lo que admites que hagan en la Red y con sus móviles.

– Que cuenten contigo.

…Y si algo falla o alguien los molesta o su información acaba donde no debe, que sepan que estarás ahí para ayudarles, y que no teman contarte cualquier problema online o con sus móviles. Ten cuidado de que no se sientan avergonzados por ti ni humillados.

– Infórmate sobre riesgos asociados.

El ciberacoso, el ciberbullying y el grooming son problemas en ocasiones asociados o derivados del sexting. Infórmate también sobre ellos. Y aconseja a tus hijos que estén al tanto sobre las repercusiones legales de sus actos.

Si de todas formas haces sexting…

– Sé consciente de los riesgos y no olvides que es muy fácil tener un descuido y que las cosas no salgan como pensabas. El sexting totalmente seguro y controlado no existe.

– Evita que la foto muestre tu rostro, para evitar que se relacione contigo en caso de difundirse.

No obstante, puedes tener algún otro rasgo que te identifique en el cuerpo (piercings, tatuajes, marcas, ropa, contexto donde está sacada la foto, etc.) e incluso alguien que supiese que eres tú podría hacer un fotomontaje con una foto de tu cara obtenida de otro lugar, para reconstruirte desnuda/o.

– Piensa muy bien a quién se lo mandas y cuándo se lo mandas.

Cuanta menos confianza tengas con esa persona, más riesgo correrás de que difunda tu foto, mostrándosela o reenviándosela a otras personas. Es recomendable que en caso de querer hacer sexting, pese a todo, se haga sólo con gente con quien haya absoluta confianza y un trato íntimo. Incluye en el mensaje un aviso de que es “sólo para sus ojos”, o similar, que le deje totalmente claro que no quieres que la vea nadie más.

– Hacer sexting para ligar (coquetear, flirtear…) es especialmente arriesgado.

Puede parecer muy excitante pero supone un alto nivel de riesgo pues en estos casos no se suele tener aún suficiente confianza con la persona a quien se lo envías y no puedes tener ninguna seguridad de lo que hará con ella, aunque le pidas expresamente discreción. Si decides aun así, enviarlo, procura que la foto no sea muy reveladora y que no se te vea la cara.

– Aunque tengas confianza con la persona a quien le envías la imagen…

ten en cuenta que a veces las personas en quienes confiamos nos traicionan o simplemente, por descuido o ignorancia de los peligros, acaban poniéndonos en peligro. Además, con el tiempo las relaciones cambian y quien es hoy tu pareja de absoluta confianza, puede dejar de serlo y la ruptura no ser amistosa.

– Diferentes tipos de imagen a diferentes personas.

No le envíes fotos tan atrevidas o explícitas a personas a quienes deseas conquistar, como lo harías a un pareja con quien tienes ya años de confianza.

– Envía preferiblemente imágenes encriptadas.

Si la imagen la envías por Internet, cualquier ordenador que esté entre el tuyo y el del receptor (servidores, encaminadores, etc.) podrá ver la imagen. El correo electrónico normal es tan poco privado como una tarjeta postal: cualquiera por cuyas manos pase, podrá leerlo. Por tanto, conviene usar correo electrónico encriptado o al menos encriptar el fichero que contiene la imagen.

– Borra siempre.

Es posiblemente el consejo más importante para el receptor. Si alguien ha confiado tanto en ti como para mandarte una foto o mensaje de sexting, no desmerezcas esa confianza y en cuanto la hayas visto, bórrala.

– Asegúrate de que tu imagen no lleve coordenadas de geolocalización.

Es posible que tu teléfono celular tenga activada la función de GPS y que añada automáticamente las coordenadas de las fotos que toma.

– Evita el sexting cuando estés demasiado excitado/a.

Es más probable que en ese estado cometas errores, por ejemplo al elegir el destinatario, o que caigas en algún otro descuido peligroso.

– Si quieres que tu pareja tenga una foto tuya desnudo/a, es más seguro que sea en papel y no en formato digital.

– Cuando una relación termina…

es muy recomendable pedirle a tu expareja o exligue que elimine todas las fotos sexuales o comprometidas que pueda tener de ti en su móvil, ordenador y en el correo electrónico. Nunca estarás seguro/a del todo de que lo ha hecho, ¡por eso es tan arriesgado hacer sexting incluso con tu pareja!

– Sexting e infidelidad.

Si tienes una relación con alguien y haces sexting con otra persona, pregúntate cómo se sentiría tu pareja si lo descubre. Además de ser un problema ético y moral, aumenta de manera importante los riesgos de daño para ti y para tu pareja.

Referencias:

– Información obtenida de sexting.es

– Animaciones creadas por Pantallas Amigas

– Para información más completa y detallada, visitar la web especializada sexting.es